Esta empresa agrupa un amplio catálogo de servicios de seguridad, vigilancia y mantenimiento

Se trata de una empresa joven, de reciente creación, de ámbito estatal con capital 100% vasco y está inscrita con la máxima clasificación en el Registro Oficial de Licitadores y Empresas clasificadas del Estado para trabajar con la Administración Pública. Grupo Bilbo Guardas inició su actividad a finales de 2011, aunque cuenta con una dilatada experiencia de todos sus mandos de más de 25 años en el sector del área de vigilancia, seguridad y protección personal, dentro del marco de Ley de la Seguridad Privada. Como complemento a estas actividades, también realiza otras funciones como servicios de mantenimiento, limpieza, portería, conserjería, auxiliares de control, etc. Su plantilla ronda los 250 trabajadores, “una pequeña gran familia, ya que nos sentimos integrados todos en la consecución de los objetivos que nos marcamos hace tres años, cuando nacimos como grupo empresarial”, apunta un portavoz de la firma.

Unas 250 personas trabajan en Grupo Bilbao Guardas

Unas 250 personas trabajan en Grupo Bilbao Guardas

Durante el salón Securimax mostrarán toda su gama de servicios a clientes de muy diferentes ámbitos, tanto de la empresa privada como de la empresa pública: comercios, fábricas, polígonos industriales, grandes superficies, polideportivos, empresas constructoras, colegios, comunidades de vecinos, espacios públicos, eventos deportivos, espectáculos públicos, empresa, etc. También dan respuesta ante alarmas, vigilancia con perros, y todo tipo de servicios que requiera personal de Seguridad Privada.

Calidad, asequible y cercana

“Tenemos la mejor relación calidad-precio del mercado ya que están acordes a la situación económica actual, respetando en todo momento el Convenio Colectivo Estatal de Empresas de Seguridad sobre el que se rige el sector”, subrayan desde la firma. En segundo lugar, como empresa nacida en el País Vasco, conocen a fondo la problemática de la delincuencia actual y su lucha desde el prisma de la Seguridad Privada en nuestro entorno más cercano, “por lo que hay un plus añadido de conocimiento en la protección de las personas y los bienes de nuestros clientes, así como un alto índice de colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”, añaden.
La premisa que marca su día a día es satisfacer las necesidades legítimas de seguridad o información de los usuarios de seguridad privada, velando por la indemnidad o privacidad de las personas o bienes cuya seguridad se les encomiende frente a “posibles vulneraciones de derechos, amenazas deliberadas y riesgos accidentales o derivados de la naturaleza”. Por último, destacar la capacidad de respuesta tanto en la atención como en la solución de los problemas que les pudieran plantear los clientes en cada caso concreto.

Protección de personas y bienes

Tal y como relatan desde Grupo Bilbo Guardas, el trabajo de vigilancia y protección está controlado en todas sus fases por la dirección de esta firma vasca. Asimismo, se encarga también de la selección del personal, planificación y programación de los servicios controlados. En este organigrama, el jefe de Seguridad es el responsable de la preparación profesional de los trabajadores a su cargo, una formación continua para garantizar el mejor servicio. Además de los mandos intermedios, sin duda, la pieza fundamental son los propios vigilantes de seguridad privada que, entre otras, tienen como funciones las de vigilar y proteger bienes y personas (tanto de la empresa cliente como de las personas que se encuentren en su recinto), realizar controles de accesos, evitar delitos, detener a quienes delinquen en las instalaciones del cliente, etc. “Si hubiera que resumir en una sola palabra la función de estos profesionales ésta sería, sin duda, disuasión”, subrayan.